Contacto: +34 91 001 67 67

El ciberlimbo del Gobierno español y la UE

Ciberlimbo

Acaba de publicarse la noticia de que el Gobierno español y la OTAN acaban de comprobar que desde el territorio ruso y venezolano (se supone que por las IP) se ha pretendido desestabilizar la política nacional, a través de información falsa, en el tema del conocido “proces”

Menuda sorpresa, parece que el Gobierno vive en el ciberlimbo en materia de posición geoestratégica de Internet.

Pero no me lo quiero creer, ya que el Gobierno tiene un experto equipo de asesores que seguramente le habían anticipado la intervención del grupo de hackers rusos para interferir en los procesos de opinión, en un tema tan complicado de entender por el ciudadano medio, como es el asalto al poder del sistema y ordenamiento jurídico, en la pretendida independencia territorial.

Lo que si comienzo a creerme es que el Gobierno no ha entendido bien los problemas de cibersoberania que tiene enfrente de sus ojos, al igual que le sucede a la Unión Europea, y no veo atisbos de que sepan encontrar alguna solución a este grave problema.

Es la falta de información y conocimiento, en temas de ciberseguridad, lo que están aprovechando algunos poderes para allanar un estado de opinión que genere desestabilización política en el seno de la UE, lo que indudablemente beneficia a determinados países.

Y el órgano más vulnerables, moldeable por medio de la información, es el cerebro humano que conecta los dos mundos, el terrenal y el virtual.

El campo de batalla de esta guerra asimétrica de propaganda e información se libra en un nuevo escenario ciber, donde el espacio virtual a ocupar es la mente de las personas.

Ya hemos comentado en diversas ocasiones que Internet no está regido por una norma suprema o constitución. Ni siquiera está regido por leyes. Ni tan siquiera por poderes judiciales. No existe un ordenamiento jurídico público. Existen normas de índole privada.

El ciberespacio es un lugar virtual carente de fronteras físicas y territorios. Es un espacio ciber ocupado por diversas potencias que actúan como verdaderos poderes soberanos.

Este poder recae en organizaciones de tipo privado, financiadas por personas de unas determinadas nacionalidades.

Es un secreto a voces que USA, Rusia y China, entre otros, han colonizado Internet por medio de grandes corporaciones, financiadas por capital privado y ayudadas políticamente por su Gobierno correspondiente.

El Gobierno español y la UE parecen conocer este fenómeno, pero no llegan a proponer soluciones para concretar una ciberposición futura. Es cierto que ponerse de acuerdo entre tantos estados es difícil, pero el trabajo de los buenos políticos se realiza en estos momentos.

Por ello, se echa de menos que se busquen soluciones para evitar el ciberlimbo y la ciberINseguridad de los ciudadanos europeos que se conectan a Internet diariamente y no llegan a comprender este nuevo fenómeno tecnológico. Internet es el viejo oeste, donde hay vaqueros (hackers), malos y buenos, algún sheriff privado (ciberabogados) y mucho ciberterreno que ocupar.

Cabe señalar que la ciberseguridad pone el foco en la DIS (Disponibilidad, Integridad y Confidencialidad) de la información que intercambian las ip o máquinas. Con ese fin fue creado internet, a efectos militares. Pero el foco actual debería ampliarse a proteger a las personas y sus derechos y libertades.

Los riesgos cibernéticos pretenden dañar no solo la información como activo a proteger sino  los derechos y libertades de las personas, mediante código malicioso, que provoque una conducta dañosa en los derechos de la mayoría.

Quizá es hora de crear un Ministerio Digital que colabore con las empresas y los ciudadanos para poner orden en este nuevo cibermundo. No puede ser que el legítimo ganador sea solo el más fuerte y venza sobre la mayoría. No parece justo ni democrático y seguramente muchos internautas no lo van a consentir.

El campo de batalla de este guerra asimétrica de propaganda se libra en un nuevo escenario ciber, donde el espacio a ocupar es la mente de las personas.

El Gobierno debe comenzar a entender el problema de falta de cibersoberania y ser activo en la propuesta de soluciones. De esta forma, el Gobierno y la UE dejarían de estar en el limbo para pasar a estar en el ciberespacio.

Tags:

Author: Álvaro Écija

Leave a Comment